Escuchad mis quejas

Contemplad mi rostro,
está descolorido;
contemplad mis ojos,
ya no tienen brillo;
contemplad mis manos
han palidecido;
escuchad mis quejas,
se oyen en el vacío.

marisa