A ti (…)

Eres una paloma 
que se ha ido huyendo,
quizá por miedo.

Eres el aroma
que le falta a la flor,
quizá sin color.

Eres un cuchillo
clavado en mi pecho,
quizá dolorido.

marisa